2 de enero de 2014

TIERRA NUEVA, TIERRA FÉRTIL

Ser parte de la noche que va muriendo a gotas, que va pariendo en rocíos soles renovados, sembrados en el verde campo de la esperanza.
Algunas lluvias nostálgicas o felices, nutrirán los surcos de tierra ávida cobijada en el valle sentido y corajudo; crecerán los sueños valientes o tímidos, al ritmo palpitante del rojo  líquido vertido desde la mejor cuna, el alma...
Senderos y frutos nuevos entre la siembra, cosechados siempre con manos frágiles de anhelo.
Adiós cosecha vieja; bienvenidos frutos nuevos.
Padre, que éste sea el mas amable de los proyectos, te ruego.
2014, acá nos estamos viendo.

Ojo a ojo, pecho a pecho.