17 de febrero de 2013

HISTORIA...

Fue abrir las ventanas mis ojos y cegarme la radiante luz de tu sonrisa, de la inagotable fuente en tu interior.

Y el calor fue inundando las heladas grietas, del laberinto irreconciliable tallado a décadas en mi alma.

Sola, inspiro profundo el recio aroma de tu imagen bizarra, y a ríos va embebiendo los resquicios de mis venas, los salones de mi espíritu desolados ha, abarrotados de fantasmas desteñidos.

La sonrisa que se instala, en los yermos campos de mi cara, de mi mente y de mi cuerpo. Y brillo.

Glorioso amanecer dentro, urdiendo historia perpetua.