31 de octubre de 2012

ÁCIDO Y SAL

Casi imperceptiblemente, las gotas del ácido veneno derriten mi pecho, mi acaso espíritu, dejándome sin rosas y sin vientos, sin norte y sin sur.
¿Por qué de pronto me ahoga el pensamiento en oleadas el dolor?
Por qué se puso ciego el horizonte que callaba, pero que en mis ratos de ausencias germinaba...
Por qué tú, por qué yo... Y el miedo a la distancia cada vez mayor, a la ceguera del universo ante este azar  y... miedo al miedo, por qué negar, de decir que sí...o decir que no.
Y... ¿qué tal un poco de lucha, de búsqueda, de voz, de pregón? ¿Por qué no preguntas, no defiendes, no respondes y sólo me dejas y huyes, como si no importara? Como si no.
Que, cuánto las estrellas cayeron desde que el último cielo vio nuestro desvelo, sólo lo sabrá Dios, y yo. Y vos.
Cómo, de repente, esta inmensa pena, tiene explicación.
He llegado a pensar que sobre mí pesa una maldición, aquél conjuro que alguna vez lanzó el alma negra de la sangre del odio y la represión. Será, porque no sé cuándo llega el momento o el comienzo, pero no lo alcanzo a respirar y ya me abandonó.
Es como morir, antes de haber vivido.
En el vientre, del suceso del paso de los tiempos, en este mundo sórdido y feroz, que de tanto despreciarme, antes de concebirme me abortó.
Pues ya no importa, si lo que el destino mentía, ya quedó escrito y tatuado con puñales en este corazón...
Por qué de repente, se nubla la visión, de estos ojos que han visto tanto, que ya pronto no...más no.
De tanto mancharme en tinta, ya no se distingue mi color.
Dejar de acumular cicatrices,  es que quisiera, pero no está  previsto, no.
Ya no escucho las voces del gentío, el silencio me rodea, me envuelve, creando un vacío en mi fragilidad, que ya no me deja respirar.
¿Será, que mires hacia mi, mi Dios, para que con tu luz , se desvanezca esta oscuridad?
Yo rogando por ti, y tu...
Ya, vuélvete escultura, de cemento, de hierro, o de viento.
¿Qué más da?
Si lo mismo ocuparás tu lugar en la galería que retengo, de las obras de arte de mi soledad. Serás tal vez, la más admirada, la más odiada, o la más amada, no lo sé.
Cómo si algo en todo esto importara, tu, yo, ellos o la nada...
Ya, te disuelves en sal y sólo... déjate arrastrar.
Llenarás la copa de mi sentencia, y te beberé con el furor... de mi demencia.
Al menos de aquí dentro, ya no saldrás.








29 de octubre de 2012

AMOR GITANO - II

Hermano mío, mi sangre en vientos heredada.
Mirando asomada en tu alma,
veo tus amores, tus sino...
Tu reina, tu destino,
llena de velos tu mente digna,
heridos tus lomos de su lujuria,
agitada tu sangre por sus sabores.
Sabores, dulces, de nostalgias,
de pasiones, príncipe mío.
Mi hermano, muy querido,
danza tu bohemia balada,
danza conmigo!
Reina enamorada del aire,
de los delirios de este gitano,
de las pasiones que fecundaron
la bella siembra de sus amores.
Oh, Reina, escucha!
Amaneceres de enamorados,
amaneceres desencontrados...
Vuelve tu corazón renovado
al príncipe de los gitanos.
Vuelve y derrama tu aroma,
en sus sienes, en su redoma;
envuelve con tu perfume
al príncipe que te enamora,
al que te guarda mientras duermes
tus lejanos sueños de soledades.
Ya abre tus brazos pronto,
entrégale tus deseos,
que pueda vagar en tu cuello,
y hacer nido en tus pechos.
Que se sienta protegido
por el escudo de tus piernas.
Atráelo hasta tu seno,
que se amalgame con tu cuerpo.
Comparte el trono de tus amores
reina triste, miel y capricho.
Apégate y no te sueltes
del príncipe del amor.
El hermano de mi herida,
el príncipe de los gitanos.


GYPSY DRAGOSTE - I


Fratele meu, sângele meu moștenit vânturi.
În căutare de peering în sufletul tău,
Văd dragostea ta, dar dumneavoastră ...
Regina ta, destinul tău,
voaluri mintea plină de demnitate,
coapsele tale rănit de pofta lui,
agită sângele tău pentru aromele lor.
Arome, nostalgie dulce,
pasiuni, prințul meu.
Fratele meu drag,
dvs. de boem dans balada,
Dansează cu mine!
Regina dragoste de aer
de iluzii de acest tigan
de pasiunile pe care fertilizate
plantarea frumoasa de iubirile lor.
Oh, Regina, ascultă!
Zorii dragoste,
răsărituri nepotrivite ...
Pune-ți inima reînnoită
Prințul țiganilor.
Du-te înapoi și se toarnă parfumul tău,
în templele sale, în sticla lui;
înfășurat cu parfumul tau
Prințul te iubesc,
să te păzească în timp ce dormi
singurătăți visele tale îndepărtate.
Acum, deschide brațele tale în curând,
Predați-vă dorințele,
puteți călători în jurul gâtului,
și să facă cuiburi în sâni.
Ei se simt protejați
de scut de picioare.
Desenați-l la sânul tău,
care amalgamează cu corpul tau.
Trimiteți tronul dragostea ta despre
Regina trist, miere și capriciu.
Stick si nu da drumul
prinț al iubirii.
Fratele meu a plăgii,
Princeps Zingaros.



26 de octubre de 2012

ÁGAPE

El amor real, profundo, inmenso, no necesita un cuerpo para enamorarse, sólo un alma, la exacta.
Que levante el mismo vuelo, a la misma altura, en el mismo cielo, el mismo espíritu; con la misma esperanza, el mismo sueño e idéntico horizonte.
Lo que hace al amor, verdadero, profundo y perdurable, en la ausencia del erotismo, es poder, saber, dar y recibir el amor .
Es lo que permite al ser humano, enamorarse sin estar en contacto.
Luego, el toque, el deseo, la pasión, tan necesarios, subliman este amor.
Amor perfecto. Amor Ágape.
A partir de eso, todo es posible.



LO ES...

No parece, es cierto...
Pero vivir, sin propiedades,
sin sutilezas, sin comodatos,
con proezas y estoicismos...
No es vivir, es sobrevivir,
quedarse en el quizás,
en el hubiera podido,
en el es posible,
en el hubiera querido...
Aunque siempre hay
señales en el camino
que te previenen
del futuro herido...

El sabor de este manjar, ya se me hace conocido...




ARTE





EL ARTE LO   VA   EJECUTANDO  EL QUE LO DISFRUTA:  A  SU  MEDIDA,   NECESIDADES, GUSTOS  Y  FANTASÍAS .


SÓLO POR VER...



Demasiada participación
del juego del destino,
cuando lo que se juega
son los propios caminos.
Paralelos, confundidos,
victoriosos, cansinos...
Como las razones,
para no elegir el maso
con todos los anchos marcados.
Ahhhh, al pie, truco,
quiero y... retruco!
¿Qué sera necesario
para no quedar vencidos?
Tal vez una falta...







APENAS...

En algún momento pasé, por ignorante.
En algún momento pensé, que querías.
Y las bocanadas de aire me llevaron a entender, cuán duro es confiar, cuán fácil es creer.
Creer te lleva vidas, te lleva el aire, te lleva sueños.
Incluso tal vez inunda, de esperanzas tus magras noches, de morenas mieles aquellos días,  en que tu espíritu no aguanta.
En algún momento viví, muy inocente.
Pero, tanto así jugarte, tanto así para perderte? Ideales, utopías...
quien las camina, tal vez comprende...

NUEVAMENTE...

Un día, hace mucho tiempo, perdí la mirada de mis ojos, mi boca y mis labios. Perdí mis palabras.
Murieron mis pensamientos y también mi memoria.
Perdí  mi mente, mis recuerdos. Se desvaneció mi historia.
Aquel día me llené de silencios, de dolor trepidante, de canciones sin letras, de melodías sin voz.
Un día, perdí mis derechos, perdí mi vigor; también el coraje , el ánimo, mi audacia y mi valor.
Escaparon aquellos pájaros que en mi entraña anidaban, que luego en colores y luces, volaban.
Mi universo de lienzos, de pinceladas con alma, con amores y pieles, de deseos y añoranzas.
Quedé anonadada, sin carácter, sin ingenio, sin argumentos, sin espada.
Y en un cierre a los ojos del destino, amable y cansino tal vez, de mi triste espectáculo, nuevamente me retienes, me renuevas, me levantas.
Y a pesar del sino de la  maldad arrinconada, agazapada abortando nuevas formas, de mutilar mi espíritu, estoy aún aquí, izada a los vientos de nuevos horizontes, de eras renovadas.
Y es por ello que crece y se vierte mi esperanza, mi paz y mi confianza.
Entonces de nuevo, desde el mismo centro de ésta, mi conciencia, otra vez, Señor... ¡Gracias!












24 de octubre de 2012

TE QUIERO, LIBRE...

Por ti, mi pueblo, mi voz. Por ti mi tierra...
Cómo duele la traición en tus entrañas, que no puedas jamás abrir tus brazos serena, por los que siempre te disipan y te engañan...
Cómo se queman mis ojos al verte rendida, azorada, árida de tu verdor, de tus agallas, de aquel indómito que te recorría, que te adornaba...
Y mis oídos heridos de tanto beber desconsuelos, de hermanos, de abuelos, de padres, de ingenuos; de madres pariendo en un suelo que ya ni saben si será bueno, si será suyo, si será patrimonio de los que ya nacieron...
Si te regalan y  desprecian,  Albedrío ya no será más tu nombre, ya no te rodearán en tiernos brazos los innumerables vientos de libertades, de amores vernáculos y bramidos, de emancipados corazones...
Te lloran, los que siempre te aman, los que te acunan en su pecho, como símbolo de aquel cielo que no quieren perder jamás.
Te lloro y mi lamento plañidero ya nunca volverá, quedará  atalaya por los aires, esperando y combatiendo por justas rupturas de caretas, de cadenas, de falacias, de regencias sin argumentos. De humanidades despilfarradas, de burlescas reverencias por los antiguos muertos, que velamos muchos huérfanos...
Qué cansada está mi alma, de verte en procesión eterna, como si para ejercer derechos tuvieras que pagar con sangre; tu sangre, la nuestra, un trance eterno, que jamás termina, que no tiene fueros...
Se duele mi pecho por estas injurias, pero no creas que me detengo: a esto se aferraba, mi lejano "Si, prometo".
Argentina hasta mis tuétanos, amante de libertades,  avizora de transgresiones, de impunidades, de lícitos descontentos, de reclamos silenciados de éste, que es mi pueblo.
Mírame, aquí estoy, enamorada de ti, mi patria, pero libre.
¡LIBRE, ARGENTINA, LIBRE TE QUIERO!







23 de octubre de 2012

VENTANA- II

ESCUCHAR CON EL CORAZÓN...






                 



                   video

ENSUEÑO


En este juego sin tiempo, sin edad ni geografías es, en este convenio, que  te quiero, hoy, en mi vida.
Mírame, con ojos pardos, con ojos reos, con la mirada que tanto quiero, que pretendo, que me demuele, que tanto espero.

Una respuesta, de tu sonrisa, de esa magia tan efectiva. Una respuesta desde tu pecho, de ese camino eterno que vienes recorriendo, que venimos compartiendo. Estamos juntos, en este bulevar del viejo método, el nuestro.

Que al abrir tus ojos, me veas, extiendas tu mano y eternamente, me retengas...
Que tus promesas de limón y chocolate, endulcen los despertares, de estos, nuestros ojos llenos de sueños.

La cacofonía del pasar de las masas, que corren
a la vida afuera de éstos, nuestros muros,
se pierde al imperceptible murmullo de tu voz,
diciéndome, cantándome, poemas del silencio,
en nuestra habitación.

Ya, que me pidas en murmullos, que te arrulle con los míos; que cree un mundo mágico, con mis manos en tu cuello.
Que me mires y me cuentes por qué, el por qué de todo esto, que se pierde en el mar de sentimientos, que tus ojos destierran serenos.

Que la melodía fluya misteriosa, que se grabe en nuestro pecho, que se llene de presentes, este postergado anhelo.
Llenando nuestra memoria de ensueño, amor. De ensueño...

19 de octubre de 2012

LA ÚLTIMA CARTA - I

Amiga...
Esta es mi última carta. Ya no puedo salir, ni siquiera hasta el portón.
Anoche se emborrachó tanto, que casi no pude entender lo que decía. Quise correr, pero me arrinconó en la esquina de la pieza y me cubrió de golpes, otra vez... tantos, que todavía me tiritan los brazos y las piernas.
Es por eso que hoy, no pasé a buscarte para ir a la escuela. No tenía qué ponerme para cubrir los moretones, además tenemos gimnasia, y no puedo moverme.
No puedo olvidar lo que sentí, la última vez. Gracias a Dios que llegaste, porque sino... 
Mi hermano me contó que lo único que hizo durante las convulsiones, fue cruzar por encima de mi cuerpo y mirarme con desprecio, como si no fuera su hija. Sé que no te gusta la violencia, pero gracias por pararlo de un golpe...
Me dijeron los médicos que aunque nunca había tenido convulsiones, podía ser por el golpe en el piso (ja, no saben que fue uno de tantos...), y que tendrían que medicarme porque era probable que pasara de nuevo. Y ya no quiero "sentir que muero", sólo quiero terminar con esto. 
Desde que mamá está enferma, ya casi no puedo estudiar, no tengo ganas. Se me va el alma, amiga, se me va el alma...
Ya no quiero estar aquí, ya no quiero seguir. Me encerré en el baño para poder escribir, porque ya me está buscando de nuevo para que le vaya a comprar vino patero.
Gracias por hacer la denuncia por mi, sabes que no puedo, que me muero de miedo. Sólo te tengo a ti, amiga, gracias por quererme, aunque sé que no lo merezco. No podré ser nadie, no llegaré a ningún futuro, y es por eso, que hoy te pido el último favor: mira a mis hermanos, diles que los quiero.
Dale un abrazo a la mamá, pero a ella, dile que lo siento, que la amo, pero ya no puedo, ya no quiero, ya no espero...
Sólo quiero perderme en el silencio y la oscuridad que no da miedo.
Sé que te vas a enojar, que vos crees que sí se puede, que me llevarías contigo, pero no puedo, no debo traerte más problemas, no quiero...
Hasta siempre amiga, te amo y te agradezco.

P/D: ¡me abrió la puerta del baño!, ya ni eso...Y perdona la letra, es que todavía tiemblo...




17 de octubre de 2012

VIENTOS DE CAMBIO


Qué decir de estos vientos cambiantes...
De la profunda dicha con que me inundan a diario. Sin espacios ni eras, a veces. Sin tiempos que puedan decir basta, ya no.
O espacios que no pueda llenar, porque son todos míos.
Y del aroma, que traen con ellos. A mares, a libertades retozando en mis venas.
Que jugando a paso de olas, renuevan mis añosas  cicatrices, trocando la vieja herida, en suaves contornos dibujados con tinta perenne e invisible.
Y de nuevas sensaciones... Que  puedo saborear sin finales abruptos. Ya sin yerbas amargas quemándome los labios, en desasosiego. Hoy poder sólo degustar el dejo a viento en libertades, de miles de "te quiero".
Entre danzas extrañas, de furiosa calma, de amores platónicos agridulces, que me dejan siempre hambrientos, el aliento y el alma...
¿Y qué de las brisas?...
Aquellas que me rodean, en pinceladas ascendentes,  en sisear  de susurros que me arrullan, me hipnotizan y me inundan de poderío, vibrante e indómito.
Brisas de húmedo frescor, de alientos gélidos que buscan abrigo y calor, crepitante y dócil.
Ya sin guerras en veremos, sólo paz en mis andanzas.
¡ Dejarme llevar, es la salida!
Capitular , mi ambición más soñada...


15 de octubre de 2012

LA VENTANA



Simulando... Con sus ojos claros velados por las espesas pestañas.
Simulando, que no veía, que no importaba, el volar de plumas desde su ventana...

La misma que a retazos le dejara ver  jirones de cielos alegres, con bandadas de trinos que empalagaban su ser... Que la tentaran a irse,  sola con su espíritu, y escapar volando.

Al mismo cielo que oscurecía a veces, en el azul verdoso de su mirada, mientras le hacían eco a los moretones del pecho, a las sombras en sus ojos, a la tormenta de su alma...

Su alma. Que se iluminaba, sólo al evocar el geniecillo bullanguero, que llenara de risas, de música, de sonido, cada renuncia de su mente, haciéndola renacer. Haciéndola luchar por seguir viva, por pegar el salto...

El salto a otra vida,  con otro padre para su hijo, con otra mirada por la mañana, sin angustiarse por su presencia; sin embestidas en las tinieblas, sin oscuridad en la voz amenazante...

La voz que algún día le recitara amor, juntando claveles, cantando romances. Haciendo promesas en diminutos papeles, que huían livianos, a través del antiguo enrejado.

Aquél enrejado, que hoy le mostraba el cielo a jirones, como su pecho, que le marcaba aún más la prisión a sus pensamientos, a sus emociones, a sus libertades. El mismo que llenara de hierros negros a su horizonte, de prisión a su voz cantante, de temores ciegos por su retoño, de pavores de lunas llenas.

La luna, la única que pareció ver la última vez, cómo  él victorioso quebrantara, todas las defensas de sus pensamientos. Los que buscaron en súbita estampida, un  fugaz refugio del humillante maltrato.

Huyendo en etérea salida, sin que los detengan ya, ni marcas, ni encierros, ni puños, ni  rejas, ni oscuridades amenazantes.
Flotaron libres, para siempre, desde lo más profundo de su mente.
Al fin se había abierto la ventana.






12 de octubre de 2012

LA BRILLANTE FLAMA

De estallidos decadentes, ahogándote en tu mar de rítmicas  ilusiones, en el fragor de la música de tu ira vagabunda, arde la vieja llama, arde profunda...

De degeneradas pasiones, reunidas todas en la misma calle, al ritmo de tu marcha, al ritmo de la muerte calcinada, con sonares de platillos,   que en tus manos me esperaba...

De prisiones decrépitas, incapacitados para volar  realmente, sin el mendigo permiso de un obsceno follaje, enredado en la brasa que ilumina este ajeno paisaje...

De delirios demenciales, llenos de porfiada competencia, de hasta dónde podemos ganarle a la cordura, quemando las gargantas con la niebla, liberando la máxima demencia.

De canciones decadentes, aulladas al unísono del sonido crepitante de la última suicida danza; esta que me llevará sin sentirlo, al pogo surrealista, de la fantasmal agonía de mi muerte...

De chantajes de derechos, por presuntas libertades, recitadas en los trapos y denegadas a mi alma, quien subió este grito a mi garganta: para ti, en tu memoria: ¡Brilla mi Fantasma!











10 de octubre de 2012

AHORA, SOLEDAD...

Soledad había hecho su camino, de huellas aprendidas, de filósofos eruditos, de sonrisas bien dispuestas y de futuros compartidos.
En algunas promesas hechas, en algunos intentos fallidos, sus ensueños quedaron mustios, en sanguinolento estallido.
Buscando una vez la meta, de hacer de leyes los días, de defender al desvalido, su propio grito de auxilio, no llegó a tiempo a destino.
Aberrante el encono del obsesivo, estudiando su plan paso a paso, mejorando el perverso designio.
Que no le importara su alma, llena de planes encendidos, como la luz de su mirada, era sabido...
¿Cómo hubiera podido?
Nunca pudo acceder a la tibia consistencia, de los pilares de sus pensamientos, de la profundidad de sus principios. De la visión que aunque quisiera,  jamás compartieron...
Ella no era como él, ella era sólo un sueño.
A miles de distancias, el ingenio de ella, de su simple cerebro...
A miles de distancias, inalcanzables para el  codicioso, insuperables para aquél necio.
Eso fue lo que al final, marcó su precio: la muerte, arrebatada desde el egoísmo de aquellos envidiosos que pretenden, aún en lo robado, ejercer dominio.
La libertad del alma que quieren subyugar, la libertad del aire, en el suspiro de su mente imaginado, la libertad del corazón eligiendo: vivir libre, o morir en el intento.
La jaula que quiso imponer en la vida de Soledad, casi la misma que a él lo dejó pasar.
Ella hubiera apelado al que dejó a su verdugo en libertad y prefirió el camino que la ley le dictaba, siguiendo los pasos que su conciencia mandaba.
Marcar un límite, poner distancia.
Pero el verdugo la ronda eludió, y el macabro plan a su fin llevó.
¡Qué fácil fue, silenciar el flagelo del recuerdo, en su mente retorcida!
En cobarde fallo, la culpa silenciaba, y el destino sangriento compartía.
No hubo defensa para Soledad, no sirvieron leyes, ni jueces, ni periferia. No hubieron rejas que la pudieran salvar.
Ni régimen que le hiciera eco: alejar de por vida al agresor, su vital necesidad.
Caterva de soledades, un mar de destinos de  mujeres, compartidos.
Ayer fueron otras, mañana tal vez más.

Pero hoy, le tocó a Soledad.

NIKITA KARIZMA--FASHION Vs. ABUSE--ESPECIAL GBV--



Vulnerables http://estilodevida.latam.msn.com/ar/articulo_grupoq.aspx?cp-documentid=253598753


NIKITA KARIZMA, una ARTISTA más que se SUMA a la PROTESTA en contra del GBV!!!
MUY BUENA PROPUESTA!!

8 de octubre de 2012

AMOR EN CADENAS

Su sueño más amado,
su sueño de cristal,
parecía volverse realidad.
Al escuchar las palabras
llenas de promesas,
el alma se le ponía a cantar.
La amaba, ¡sí la amaba, en verdad!
¡¿Qué mejor prueba que llevarla ante el altar?!
Aunque humilde y sin lujos,
ante él le oyó jurar, amor y
fidelidad, por toda la eternidad.
La llevaría lejos de ése mundo sin piedad,
de esa fea pesadilla, de su oscura realidad...
Había juntado dinero,
de a poco ahorraba y le
mostraba con orgullo,
que era hombre de palabra.
Por eso le creía, porque
jamás le había mentido.
Él, no, él no engañaba.
Silenciosamente  en la
bella madrugada,
partieron un domingo sin palabras,
ni fiestas, ni comparsas.
Solos, hasta el lejano río
que los llevaría corriente abajo,
a lo que sería su ventura, de recién casados.
Al cabo de unas horas
llegaron a su nativo destino,
se adentraron entre los árboles,
buscando ansiosos el camino.
Al avistar la cabaña de
redondos palos grisáceos,
el rostro de su marido,
en penumbras había quedado.
Ella pensó que era ansiedad,
seguramente el cansancio.
Luego de la primer noche,
el juego de amor fue cambiando.
Las ideas de su esposo,
de repente se empañaron.
Ya no la miraba lindo, ya
no le acariciaba el pelo;
en ves de eso un día,
la encadenó a un madero.
Ella sin comprender,
le preguntó qué era aquello,
él por toda respuesta le
apretó más el cuello.
Casi no veía y ya
no respiraba, pero
su querido esposo
la dejó de un empujón,
tirada en el catre viejo
que les servía de cama.
Se fue lejos por un tiempo
y encadenada la dejó,
sufriendo en silencio
semejante aflicción.
Los días pasaron,
y su esclava la volvió.
De tratarla a empujones,
a protistuírla sin pudor,
la vejaba y se servía,
como viniera la ocasión.
Su esperanza cada vez más lejos,
a su raciocinio envolvió,
y en un refugio de silencio
y obediencia, se encerró.
Eso lo puso aún más furioso,
y la azotó sin corazón.
La mutilaba, la ahogaba
y a su tormento no daba fin;
mientras entorno, la gran familia,
parecían no estar allí.
Hasta que un día mirando al cielo
por la muerte digna ella pidió,
de lejos le llegaron voces, y ruidos de motor.
Él estaba por pegarle,
pero su tiranía abandonó;
de manos de su propia madre,
le llegó la corrección.
Mientras sus manos lastimadas
liberaban con presteza,
ella contaba despacio
su corta vida de asperezas.
Los ruidos y las imágenes,
hoy lejanos en su memoria,
reclaman aún a gritos,
el por qué de esta historia.
El por qué de los silencios,
y la familiar indiferencia.
Pero en su corazón nace suave,
una nueva sensación, dominando fiero al miedo,
está el perdón.
Pero a la distancia, mientras más lejos, mejor.
Ya no vive de sueños,
ya no espera un amor.
Sólo espera recuperarse de aquel destino,
que un día casi a golpes la mató.

5 de octubre de 2012

HISTORIA DE UN CAPULLO

Mientras su fresca mirada  revoloteaba tras las mariposas, se podía ver su sonrisa, la transparencia de su ser, brillando a través de sus mejillas de rosas.
Su danzante caminar , su garganta de plata, su cantar argentino, a su paso los domingos, alababan en  la plaza.

Su voz en misa era la más bella y esa luz en su mirada, dejaba entrever su inocencia nevada.
Pero un mal día, su cantar se apagó. La luz que compartía, en sus ojos se murió.

Sus pasos la llevaban, a duras penas hasta el aula. 
Su garganta dejó queda, la canción que recordaba. Su oración no era la misma, no rezaba.

Se quedaron los domingos, sin cantares y sin plaza...
Las mejillas no alumbraban en aquella secundaria, y por más que confesaba, no quedaba en paz su alma. 

Se volvieron sus días de pizarra, y poco a poco, su ser se alejaba.
No comía, no bebía, no volvió a dejar su cama.

Papá, impotente miraba y mamá lloraba su rosario entretanto, su flor se marchitaba...
Juntos una tarde de desesperación, decidieron que era tiempo de darle la extrema unción.

Había que salvarla, "Venga, padre*, por favor". 
Esperaron mientras tanto, él pedía confesión y  le daba bendición.

El tiempo que pasaba, decidieron ingresar...a las puertas del infierno, pues era horrible de mirar. 
Aquél cura ya "bendito", sujetaba con delirio, el cuerpo ya sin vida, sin latido ni calor. 

La sotana por el piso, y abajo el pantalón, la seguía abusando, sin tenerle compasión. 
La madre pegó un  grito que  retumbó hasta la plaza, la misma que ya nunca, la voz platina escuchara.

El padre, soltó un rugido, y al cura casi lo mata...
Aquel otrora pimpollo, de angustia soltó su alma, que mejor estaba muerta, que en misa de mañana.

El pueblo quedó dolido, la plaza deshabitada.
La iglesia quedó sin gente, sin domingos, ni campanas.
Los padres quedaron vivos, pero su fe les quitó el alma. 

        


*Sin mayúscula, porque Padre, hay uno sólo: Dios.
            

3 de octubre de 2012

POR QUÉ, NO...

Si, te escucho, casi sin creer lo que  percibe mi cerebro.
Mi cuerpo de inmediato, revuelve una respuesta, con horror... 
¿Por qué no? 

Déjame pensar, si aún puedo...

Hoy, mientras aullabas:  "¡te amo, ¿lo entiendes?!", tus puños lacerantes destrozaban mi cabeza y la pregunta golpeaba mi mente, destruyendo puertas de unos mil infiernos, con su voz...
Si contara los dolores, que penetran en mi alma, que atraviesan por mi cuerpo y lo doblan de repente, dejándome vacía...

En ausencias de respiros, de sentires, de cariños, de deseos...
Aquellos que tal vez despertaron una vez, en vaídas lejanías, y supieron recorrer todo mi ser en un sólo pensamiento, son los hoy desconocen el antojo, de un pasado que sólo congojas y pesares ha parido.

Limpiar mi llanto ¿para qué? 
¿De qué me ha servido, detener los estallidos de tus golpes de furia sin igual, sobre mi piel? 
Silenciar el rugido de tu voz, recargado de cinismo, ¿por qué?

Cansadas mis manos del rasguño de la noche, en casi muda súplica de ayuda a no sé quién... Llenas de azules digitales, que  aumentaban mi temor, que explicaban mi temblor. 
Casi sin poder acariciar a mi simiente, con amor, otra vez...

Dejar de caminar las avenidas libremente, para vivir en opresión. 
Indigna, prostituida, enajenada del valor que alguna vez, alimentó mi mente y encendió mi corazón...

La flama quedó sin vida y  congelada mi razón...
Ése  insoportable desprecio que sientes, por mi natural condición, de mujer...

Lisiada sin motivo, quedó a vagar mi memoria, mis recuerdos, mi niñez... 
Estupro de genialidades, ¡todas muertas a la vez! Imperdonables... los desérticos momentos de violencia que me hiciste conocer . 

Quizás la leve, más no menos importante excusa de: "es el padre de mis hijos, no podré..." 

Pero no. 
Incomprensibles. Inolvidables. Pero no irremediable.

De algún pequeñísimo sitio, en algún rincón lejano y escondido, de ese corazón que al parecer aún latía, el fuego despertó.
Alejarme de esa vida, de fantasmales esperanzas, sin auxilio ni piedad.

Y luego de sangrar a mares mi llanto, durante tanto tiempo, con todo mi cuerpo, poder decir hoy, que no...

Algunos le llaman milagro, yo prefiero, justicia de Dios.

¡Mama la leche macerada en la hiel de mi amargura, tal cual tuvieron tus hijos que tomarla!
Revuélcate en mi sangre derramada,en mis años de dolor; levanta tu murmullo en súplica, pidiendo compasión.

Que mi grito, jamás dejará de buscar restitución. 
¿Preguntas hoy por qué?

Te vomito mi razón. 
¡ Esto es, el por qué, NO !





1 de octubre de 2012

MI LEY

Este es mi mundo, mi pequeña o gran burbuja personal.
Estas son mis palabras, las que se quedan quietas o se echan a rodar.
También mis manos, que elijen amar y acariciar, crear y construir; ayudar y levantar, curar y orar.
Estos son mis ojos, que no se quieren cerrar. Que elijen soñar abiertos, buscar profundo, grabar paisajes, llorar despiertos y compadecer sin condenar.
Este es mi cuerpo que a la vida la acompaña, que disfruta los abrazos, amar intensamente, trabajar y descansar.
Y que siempre está  dispuesto a reclamar.
Estos son mis brazos, que sostienen fuertemente y que abrazan con esmero, que se esfuerzan en la lucha y trabajan oportunos, que juegan como niños y levantan las pancartas.
También mis piernas, que descubren nuevos caminos y se estiran con pereza; que abrazan otros cuerpos y evitan las contiendas, y recorren las distancias que  el destino les presenta.
Aquí están mis pies, corriendo ligeros al encuentro anhelado, que buscan la cima,escalando a lo más alto; que saltan de alegría y que forjan huellas nuevas, que esperan a la orilla o enfrentan el camino. Que acarician suavemente, aún cuando están dormidos.
Estos son mis labios, que prefieren sonreír y cantar, gritar de alegría y susurrar quedo; que elijen cerrarse para guardar secretos y responder el agravio con sabio silencio.
Que aman la verdad y repudian la mentira y elijen protestar ante lo injusto.Y que se endulzan con la miel de otros besos.
Mi corazón, que late en pausas, de acuerdo al ritmo que  la vida le presenta, que resguarda y protege el sentimiento que le confían. Que aguarda sabiamente, perdona veloz y  ama sin medida.
Esta es mi mente, que sostiene a mi cuerpo, que defiende su fe, que condena la injusticia, que enciende la lucha y busca el silencio.
Y esta, SOY YO.
No podrás tirarme al vacío porque ya aprendí a volar; no podrás callarme, porque mi voz sabe dónde puede retumbar.
Que elijo pensar y reclamar, enfrentar lo que viene y dejarme abrazar.
Que respeto al individuo y exijo la igualdad.
Que amo este inmenso hogar, que tú quieres exterminar.
No podrás aislarme, porque ya viví la orfandad
No podrás mentirme, porque ya viví la falsedad.
No podrás herirme, porque sé quién soy en verdad.
Porque me río de mi misma y de tu miserable realidad.
SOY YO, que  prefiero la lucha y la enfrento. Y aún el castigo, que aceptar mansamente la condena.
Porque ELIJO SER, es porque jamás me podrás enjaular, acallar, cegar, dominar, ni matar.
Esta SOY YO, esta es MI  LEY.
¡¡SOY YO, QUIEN ELIGE  CÓMO AMAR, PENSAR, SENTIR Y VIVIR EN LIBERTAD!!