30 de julio de 2012

PEDIR AYUDA

Percibo; poco a poco mi entorno va cerrándose sin pausa. Un día me siento "bien", casi como parte de una rueda mágica que gira sin intervención: trabajo, casa, pareja; si  se tienen, hijos también...Todo gira, automáticamente. 
Aunque parece que todo es admisible, y sucede en su correcto orden, muy en el fondo de la mente algo que molesta, hace ruido, como un pequeño mosquito susurrando: mentira, mentira, mentira....
A pesar de todo, seguir adelante como si un motor oxidado pero latente, no dejara de jalar. Y como estoy casi en peso muerto, sólo me dejo llevar. Pero el "mosquito" no deja de molestarme, y el "ruido" empieza a cansarme. Cuando decido parar para escuchar bien de qué se trata, es cuando todo se viene encima. Al dejar de girar de repente, la rueda se tuerce y la física gana. Y toda mi "organización", logra despeñarme de la rueda torcida que, a velocidad vertiginosa, avanza en ángulos poco recomendables hacia el precipicio oscuro de mi pánico.
El grito. 
¡¿ Qué hago?! ¿Cómo hago para parar? Tengo náuseas...Uuuuhhh, no puedo, no puedo....
Y es justo aquí, lo sé, donde debo respirar. Profundo. Y mientras exhalo, cierro mis ojos y traigo a mi mente las personas que sé confiables, que aunque no las conozco muy bien, me inspiran tranquilidad, por su trabajo, por su lugar en mis círculos. Personas desconocidas, pero en lugares que fueron creados justamente, para poder ayudar, ayudarme, en momentos como éste que vivo. Personas que conozco, que lo hayan pasado y superado.
PEDIRÉ AYUDA.
Si no sé, APRENDERÉ. 
PEDIR AYUDA NO ES DIFÍCIL. 
Aunque crea que no hay nadie, NADIE que me comprenda, que pueda ayudarme, y no vea la salida, SÉ  que SIEMPRE HAY alguien allí PARA  MI.
Aunque sin ganas, LO BUSCO. 
Aunque sin fe, ORO. 
Aunque sin esperanzas, CREO Y ACTÚO. 
POR  MI. 
Sé que si no doy ése pequeño paso, nadie podrá hacerlo. Volver a nacer si es necesario.
SIEMPRE habrá una mano tendida, esperando. 
GRACIAS, UN ABRAZO...  

27 de julio de 2012

DESCANSO

Tantos días corriendo mi mente a mi cuerpo y viceversa para llenar espacios.
En los que no llegan mis ojos a cerrarse y ya mis pies están levantándose de nuevo. Llevándome sin respiro hacia horas imparables de agonía y alegría; de suspenso y meditación. 
Y luego de tanto dar, de tanto callar y observar, al fin. 
Descanso. Mi respiro desde lo profundo del alma. 
Disfruten. Vivan. Sueñen. Buen fin de semana.

SIN DUDAS

Un día . De esos en que no tienes a qué recurrir, ni siquiera a tu soledad por compañía. Llegaron a mí.
¿Amo lo que hago?
¿Amo dónde estoy?
¿Amo con quién estoy?
Aunque preguntas de un momento añejo necesitado de lógica, lo que agitaron en mi fue mejor que mil respuestas.

AMO LO QUE HAGO
Porque vivo. Y lloro, y río. Espero, sueño. Porque amo. Abro mis brazos y vuelo. Sola. Acompañada. Canto. Y también muero. 
Aquí, con mil palabras viajando entre mi mente y mis dedos. Y miles más esperando. No para ser leídas solamente, sino para ser oídas y grabadas por ti. Para ser vividas, pensadas. Porque cuentan donde y con quién estoy. Para ser amadas por vos.

AMO DONDE ESTOY
Casi completamente. Con menos intensidad de la que podría, pero lo amo. Aquí me envuelve el viento helado, me acarician las hojas rojizas y crujientes, me invaden las flores, me lleno de calidez. Porque es aquí donde están conmigo los que amo. 
Es aquí donde he amado mi pasado. 
Porque es aquí donde vuelvo, dormida de ensueños y recuerdos, cuando escapo a hurtadillas para llenarme de otras voces y lugares adoptados. Porque es aquí donde construyo mi futuro. Aquí donde parí mi presente. Donde amo lo que hago.

AMO CON QUIÉN ESTOY. Con ellos que me llenan de canciones a diario, tristes, airadas, amadas. Porque recibo amor, semana a semana sin pausas; con egoísmos, con derroche, con desinterés, sin piedad. 
Amigos que llenan mi ser de esperanza, de empuje. Que llenan sus hombros de mis lágrimas, y con mis voces, su alma. 
Y tú que, aunque estés lejos de mi calor, vives conmigo recorriendo mi mente, caminando mis venas, inundando mi corazón. 
Tu voz que me arrulla, desde donde estás, que me guía hacia dónde estarás. Tus ojos me miran desde la profunda oscuridad de los míos cerrados, cavilándote. Tu piel me susurra desde la mía, mil canciones, emociones, envolviéndome la esperanza de siempre, arraigada en mi ser.
Mi mente te piensa, te humedece, te grita, abrazándote y llenándote de caricias, como aquella vez. Te espera. Está contigo cada minuto que respiro. 
Te llama. Me lleva a ti, te trae hasta mí. Te ama.
Y el día, nació al fin. Lo tengo todo. 
Sin dudas, SOY FELIZ.


25 de julio de 2012

CINCEL

Cada viruta un latido, en la silenciosa talla del alma con cincel añejo, de viejas costumbres hirientes, hacedor de figuras, a fuerza de agresión y lágrimas, de vacíos y desconciertos.
Así va quedando el alma, temblorosa, aterida, humillada; pero ensanchada, surcada de figuras entrelazadas que fortalecen la imagen de esta veta, del quién soy y qué no quiero. Qué transformo y qué deshecho.
Ennoblecida, del álamo blando al duro ébano. Engrandeciendo cada detalle que busque en dibujo el cincel, con la belleza de su nuevo color: en tonos más duros, en miradas impenetrables, en caricias inconmovibles, inalcanzables.
Cada certeza creada por el martillo de los silencios y las ausencias, esconde en la maraña de aserrín y viruta, el camino hacia un corazón, hoy insondable. 
Esta imagen que resulté ser, salida del duro golpe de un fiero martillo, junto al castigo oxidado de un ordinario cincel...

//Mirando a un nuevo amanecer, una nueva oportunidad de escribir líneas perdurables en las páginas de mi vida. Una oportunidad única de tallar figuras perennes en éste nuevo madero con aroma a fresco, recién cortado de la noche que pasó. 
A respirar hondo y, simplemente, vivir. 
Pedir la bendición de Dios, y a tallar.
¿Cuántas figuras saldrán hoy? Qué perfil tendrán...
¿Qué figuras tallaré hoy? 
Con atención, quedarán para siempre...

Cuidar que la herramienta sea la de mejor talla, de la más delicada medida, del más suave toque, como una caricia. Cuidar que la figura resulte, una maravillosa escultura.
Qué hacer en el taller y que tipo de talla lograr.
Al final el color, el aroma , la textura de la obra, habla de la excelencia del trabajo...