26 de octubre de 2012

SÓLO POR VER...



Demasiada participación
del juego del destino,
cuando lo que se juega
son los propios caminos.
Paralelos, confundidos,
victoriosos, cansinos...
Como las razones,
para no elegir el maso
con todos los anchos marcados.
Ahhhh, al pie, truco,
quiero y... retruco!
¿Qué sera necesario
para no quedar vencidos?
Tal vez una falta...