6 de agosto de 2012

MI SOMBRA

Y aquí a la puerta de una nueva semana. ¿He pensado ya qué me depara? Y no me refiero a conocer o predecir tu futuro mágicamente. No. Sólo mirar alrededor.
Imaginar que la realidad que conozco cambiara de repente. ¿Cuánto de mi, de mi organizada vida dejará de ser? Los capítulos de mi semana, ya no serían los mismos. 
¿Y mi orden interior? Donde están mis cables a tierra, cuántos de ellos están disponibles, cuántos de ellos están en la misma situación. ¿He dejado abierta la puerta  para Dios en mi vida?
Cómo he organizado el tiempo con mis amados, mi familia, mis compañeros de trabajo; el vecindario, mi pareja. Conmigo misma. 
Si mi realidad cambia, ¿estoy segura de haber enterrado bien profundo mis raíces? Mis lazos emocionales ¿están fortalecidos? ¿He alimentado a diario mis lazos de sangre? ¿Y mis lazos espirituales? Mi lazo con Dios, ¿está como necesitabas o como querías? 
Cuando miro mi "Árbol de la Vida", ¿cuántas ramas tiene?, ¿están bien fuertes y firmes?, ¿hay más de las que tenía hace un año?...¿Están las ramas que esperaba o pensaba que estarían?
¿Hay nidos y aves revoloteando, alguna ardilla perseguida por algún gato? ¿Ya dio fruto o es estéril?¿Ha dado sombra este año, es perenne,  o sólo sirve para el verano?
Y lo más importante, ¿tiene raíces mi árbol? El tronco ¿en qué estado lo he dejado?
El árbol soy yo, es mi fiel reflejo.
¿Cuánta vida le queda y cuánta vida ha dado?