24 de agosto de 2012

A TI

Hoy otra vez, como siempre, voy a Ti. 
Necesito más paciencia en la espera y mayor comprensión.
Más humildad en mi espíritu para poder perdonar y aún más compasión.
Te pido tu mano para poder sostenerme; mayor voluntad y firmeza, para no caer.
Mayor fortaleza y coraje en el profundo vacío, para salir y no ceder.
Mira mis anhelos, escucha mis pedidos, pero sólo dame lo que necesito.
Sella mis labios para que no hieran sin necesidad; para que no puedan mentir, para que valoren siempre la verdad.
Aleja de mi al miedo, las dudas y la necedad; lléname de gozo, de amor fraterno y sincero.
Que pueda siempre verme con tu luz y ser un mejor reflejo de ella para los que amo y me aman. 
Y para los que no, aún más.
Dame tu paz y tu perdón,  para que los pueda compartir.
Bendíceme con  sabiduría para escucharte, obedecer y ser feliz. 
Que mi corazón lleno de alegría, te pueda siempre agradecer.
Enséñame a amar, como Tú me amas a mi.
AMÉN.