27 de julio de 2012

SIN DUDAS

Un día . De esos en que no tienes a qué recurrir, ni siquiera a tu soledad por compañía. Llegaron a mí.
¿Amo lo que hago?
¿Amo dónde estoy?
¿Amo con quién estoy?
Aunque preguntas de un momento añejo necesitado de lógica, lo que agitaron en mi fue mejor que mil respuestas.

AMO LO QUE HAGO
Porque vivo. Y lloro, y río. Espero, sueño. Porque amo. Abro mis brazos y vuelo. Sola. Acompañada. Canto. Y también muero. 
Aquí, con mil palabras viajando entre mi mente y mis dedos. Y miles más esperando. No para ser leídas solamente, sino para ser oídas y grabadas por ti. Para ser vividas, pensadas. Porque cuentan donde y con quién estoy. Para ser amadas por vos.

AMO DONDE ESTOY
Casi completamente. Con menos intensidad de la que podría, pero lo amo. Aquí me envuelve el viento helado, me acarician las hojas rojizas y crujientes, me invaden las flores, me lleno de calidez. Porque es aquí donde están conmigo los que amo. 
Es aquí donde he amado mi pasado. 
Porque es aquí donde vuelvo, dormida de ensueños y recuerdos, cuando escapo a hurtadillas para llenarme de otras voces y lugares adoptados. Porque es aquí donde construyo mi futuro. Aquí donde parí mi presente. Donde amo lo que hago.

AMO CON QUIÉN ESTOY. Con ellos que me llenan de canciones a diario, tristes, airadas, amadas. Porque recibo amor, semana a semana sin pausas; con egoísmos, con derroche, con desinterés, sin piedad. 
Amigos que llenan mi ser de esperanza, de empuje. Que llenan sus hombros de mis lágrimas, y con mis voces, su alma. 
Y tú que, aunque estés lejos de mi calor, vives conmigo recorriendo mi mente, caminando mis venas, inundando mi corazón. 
Tu voz que me arrulla, desde donde estás, que me guía hacia dónde estarás. Tus ojos me miran desde la profunda oscuridad de los míos cerrados, cavilándote. Tu piel me susurra desde la mía, mil canciones, emociones, envolviéndome la esperanza de siempre, arraigada en mi ser.
Mi mente te piensa, te humedece, te grita, abrazándote y llenándote de caricias, como aquella vez. Te espera. Está contigo cada minuto que respiro. 
Te llama. Me lleva a ti, te trae hasta mí. Te ama.
Y el día, nació al fin. Lo tengo todo. 
Sin dudas, SOY FELIZ.