30 de julio de 2012

PEDIR AYUDA

Percibo; poco a poco mi entorno va cerrándose sin pausa. Un día me siento "bien", casi como parte de una rueda mágica que gira sin intervención: trabajo, casa, pareja; si  se tienen, hijos también...Todo gira, automáticamente. 
Aunque parece que todo es admisible, y sucede en su correcto orden, muy en el fondo de la mente algo que molesta, hace ruido, como un pequeño mosquito susurrando: mentira, mentira, mentira....
A pesar de todo, seguir adelante como si un motor oxidado pero latente, no dejara de jalar. Y como estoy casi en peso muerto, sólo me dejo llevar. Pero el "mosquito" no deja de molestarme, y el "ruido" empieza a cansarme. Cuando decido parar para escuchar bien de qué se trata, es cuando todo se viene encima. Al dejar de girar de repente, la rueda se tuerce y la física gana. Y toda mi "organización", logra despeñarme de la rueda torcida que, a velocidad vertiginosa, avanza en ángulos poco recomendables hacia el precipicio oscuro de mi pánico.
El grito. 
¡¿ Qué hago?! ¿Cómo hago para parar? Tengo náuseas...Uuuuhhh, no puedo, no puedo....
Y es justo aquí, lo sé, donde debo respirar. Profundo. Y mientras exhalo, cierro mis ojos y traigo a mi mente las personas que sé confiables, que aunque no las conozco muy bien, me inspiran tranquilidad, por su trabajo, por su lugar en mis círculos. Personas desconocidas, pero en lugares que fueron creados justamente, para poder ayudar, ayudarme, en momentos como éste que vivo. Personas que conozco, que lo hayan pasado y superado.
PEDIRÉ AYUDA.
Si no sé, APRENDERÉ. 
PEDIR AYUDA NO ES DIFÍCIL. 
Aunque crea que no hay nadie, NADIE que me comprenda, que pueda ayudarme, y no vea la salida, SÉ  que SIEMPRE HAY alguien allí PARA  MI.
Aunque sin ganas, LO BUSCO. 
Aunque sin fe, ORO. 
Aunque sin esperanzas, CREO Y ACTÚO. 
POR  MI. 
Sé que si no doy ése pequeño paso, nadie podrá hacerlo. Volver a nacer si es necesario.
SIEMPRE habrá una mano tendida, esperando. 
GRACIAS, UN ABRAZO...